El catálogo de autoridades de la Biblioteca Nacional

Claudia Beati y Bárbara Duranti,  Departamento de Procesos Técnicos

La BNMM mantiene dos catálogos: el bibliográfico, que es el producto de las tareas de descripción, indización y clasificación, y el de autoridades. De esta manera, cumple con la función de realizar el procesamiento técnico de los recursos que incorpora a su acervo, y la de normalizar las formas de las entidades intelectualmente responsables, las asociadas al recurso o las que aluden en su contenido.
El catálogo bibliográfico está formado por registros bibliográficos que contienen la descripción de un recurso que le permite ser identificado y distinguido de otros recursos similares. También contiene información que permite a los usuarios buscar recursos relacionados a partir de una serie de puntos de acceso: nombres personales, nombres corporativos (instituciones), nombres geográficos, materias o temas, términos de género/forma, títulos uniformes.

Haga click sobre la imagen para desplegar el registro de autoridad de BNMM

El catálogo de autoridades de la BNMM es el producto de las tareas de normalización del área de Control de Autoridades, que forma parte del Departamento de Procesos Técnicos. Dicho de otra manera, es el área responsable de normalizar, mediante la elección de una forma preferida, las diferentes variantes de un autor, editor, traductor, etc.; una institución u organismo, una ciudad, región, etc.; una materia o tema, el título identificador de una obra o recurso.
El proceso denominado control de autoridades consiste en asegurar que esa forma elegida sea única y que no pueda confundirse con ninguna otra y, de esta manera, normalizar los puntos de acceso de los registros bibliográficos mediante los cuales se relacionan ambos catálogos. Este proceso es esencial para garantizar la identificación de recursos e, incluso, para reunir recursos diferentes con algunas características comunes.

Fuentes de referencia para la normalización de nombres personales

Para llevar adelante ese proceso se utilizan instrumentos normativos y estándares internacionales: Directrices para los registros de autoridad y referencias (GARR), Directrices para los registros de autoridad y referencia de materia (GSARE), Requisitos funcionales de los datos de autoridad (FRAD), todas de IFLA, las Reglas de catalogación angloamericanas (RCCA2) 2a ed., rev. 2003 parte II (encabezamientos, títulos uniformes y referencias) y el Formato MARC21 de Autoridades para la codificación de sus registros. Además, se utilizan diferentes fuentes de referencia y tesauros especializados, así como los catálogos específicos para cada uno.

Por cualquier consulta, comentario o informar un error, puede dirigirse a: dca@bn.gov.ar

La clasificación en archivos personales

Ana Guerra – Departamento de Archivos

El Departamento de Archivos de la BNMM tiene entre sus funciones resguardar y poner a disposición del público los archivos personales que recibe la institución -mayormente a través de donaciones-. Estos archivos pertenecieron, en general, a personalidades relevantes de la vida política, intelectual y cultural de la Argentina, y cubren un arco temporal que va desdes desde fines del siglo XIX hasta los inicios del siglo XXI. A la fecha se cuenta con 60 fondos de este tipo, cuyo listado puede consultarse en la Guía de fondos del año 2017 Esta información puede ampliarse en el catálogo.

Un archivo personal consta de los documentos reunidos por una persona -el productor- en el transcurso de su vida. Al trabajar con estos materiales se busca reconocer si tienen un orden dado por su productor o, en su defecto, por los allegados o herederos que los custodiaron. En este sentido, se procura construir el cuadro de clasificación del archivo, es decir, el mapa que muestra a simple vista cuál es la documentación presente en un fondo y el modo en que “naturalmente” esa documentación fue producida.

Aunque parezca un contrasentido, con el correr de los años se construyó de forma progresiva un cuadro de clasificación “modelo” para archivos personales. Esto es, el planteo de una estructura general de secciones y series documentales posibles de ser identificadas en cada caso. Esto fue posible al observar que, no casualmente, una cantidad de fondos personales presentan características similares en el modo en que sus productores los pensaron, los ordenaron o, simplemente, la manera en que acumularon sus documentos. Se trata de un esquema, una guía orientadora que no debe tomarse a modo de instructivo sino como una herramienta pasible de modificaciones y adaptaciones, así como no exenta de ser problematizada en sus aspectos conceptuales. Sin embargo, fue de utilidad para encarar este particular proceso de clasificación y, de allí, el interés de presentarla a través de este medio.

Esta propuesta puede consultarse extensamente en el Escritorio de Procesos Técnicos, herramienta web disponible entre los Recursos para bibliotecarios a través del sitio institucional.

Catalogación de guías y directorios

Por Caterina Crivelli y Daniela Bogado, Procesos Técnicos de Recursos Continuos

La división de Procesos Técnicos de Recursos Continuos dio inicio a la catalogación de las guías telefónicas que forman parte del acervo hemerográfico de la Biblioteca Nacional. Se comenzó a trabajar con el “Libro verde de los teléfonos”, que inició su publicación en 1917. Esta es la colección más importante. Consta de muchos tomos encuadernados por año, a diferencia de otras publicaciones que fueron encuadernadas junto a otros títulos del mismo tenor. Por ejemplo, en un mismo volumen pueden convivir la “Guía telefónica de la sección Bahía Blanca”, la “Guía telefónica del distrito Mar del Plata” y la “Guía telefónica de la sección Rosario”, todas de 1922. Un tomo puede contener hasta seis publicaciones diferentes, de allí que la detección requiere un proceso minucioso de investigación.

Otra complejidad del proceso catalográfico puede radicarse en la movilidad de las empresas vinculadas al rubro. La Unión Telefónica del Río de la Plata, también conocida como United River Plate Telephone Company, fue una de las instituciones más importantes a cargo de las ediciones de estas guías y directorios. Surgió en 1882 de la fusión de las primeras empresas de telefonía de la Argentina: la Société du Pantéléphone L. de Locht et Cie., la Compañía de Teléfono Gower-Bell y la Compañía Telefónica del Río de La Plata. En 1948, con la nacionalización de los servicios que llevó adelante el presidente Juan Domingo Perón, la empresa se llamó Empresa Mixta Telefónica Argentina (EMTA). En 1956 fue renombrada Empresa Nacional de Telecomunicaciones (ENTel). Cuando los servicios telefónicos fueron privatizados durante la década de 1990, el edificio pasó a manos de Telefónica de Argentina, que instaló allí la Dirección de Áreas Múltiples de Buenos Aires (AMBA) y la Unidad de Negocios Residenciales.

La biblioteca tiene una gran variedad de guías de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y de las provincias que componen la República Argentina. La etapa de análisis y la catalogación de una parte importante del material está finalizada, pero aún resta procesar de forma íntegra el material de más reciente data.

Durante el proceso investigativo que se sigue emergen desafíos, entre ellos, el de subsanar algunos vacíos informativos, como las fechas de inicio en varios de los títulos, como se puede apreciar en este ejemplo. Esto puede ser parte de una construcción colectiva. Por ello, si usted puede aportar información de este tipo en relación con estos documentos, por favor, ¡póngase en contacto con nosotros!

 

Los comienzos de la microfilmación en la Biblioteca Nacional

José Luis Boquete Salgado, Centro de Microfilmación y Digitalización

La microfilmación es una técnica que se utiliza para copiar obras en papel a un soporte sintético más resistente y durable. En general, se emplean cintas de material plástico flexible sobre las cuales se deposita una capa de material fotográfico de alta calidad. De este modo, los documentos se fotografían página por página, reduciendo su tamaño sin perder información. Este procedimiento permite a la Biblioteca Nacional preservar el original y brindar al usuario acceso a la copia mediante los reproductores de microfilme.

Microfilmadora planetaria tamaño A1 con su mesa de controles automáticos

El primer dispositivo de este tipo llegó a la BN en la década del ’70, durante la administración de Jorge Luis Borges. En ese entonces, el gobierno de Alemania realizó una importante donación: una microfilmadora Kontophot planetaria tamaño A1 -con mesa compensadora y controles automáticos-, una reveladora, una duplicadora y diferentes insumos, entre los que cabe consignar una cantidad importante de película virgen de 35mm.
La donación permitió formar el primer cuerpo de técnicos, integrado por Di Lernia, José Agüero y Luis Medina. Asimismo, se creó el Laboratorio de Fotoduplicación, que se ocupó de llevar adelante la primera política de microfilmación. En este contexto, se microfilmaron manuscritos, incunables, partituras y obras raras o únicas, así como también publicaciones periódicas que por su valor y estado de preservación corrían riesgo de pérdida. El primer rollo de microfilme data de abril de 1973, contiene el periódico “El Censor” (1815-1818).

Rollos de microfilme 35 mm máster y copia

De forma paralela, se establecieron los servicios orientados al usuario, tanto para la consulta como para la adquisición de copias e impresión, siempre en el marco de las normas dispuestas en la Ley 11.723/33 de Propiedad Intelectual.
Desde aquel entonces, los procesos de microfilmación no fueron constantes. Los vaivenes presupuestarios incidieron fuertemente en el área de trabajo. Sin embargo, la preservación de los originales y el acceso al material por parte de los usuarios constituyen los objetivos que sustentan los esfuerzos que se realizan día a día.

 

Metodología de abordaje para la intervención de un conjunto mapas

Departamento de Preservación

El acervo de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno tiene una gran diversidad de materiales. Entre ellos, la obra plana presenta una serie de complejidades, en especial los mapas de grandes dimensiones. Su tratamiento exige cuidados específicos, aspecto que se atiende a partir de la coordinación de distintos especialistas en los procesos de intervención.

A principio de este año, el Departamento de Materiales Cartográficos y Fotográficos solicitó la colaboración del Departamento de Preservación para la conservación de un conjunto de mapas. Los técnicos conservadores-restauradores acudieron al área y relevaron un conjunto de 62 mapas cuyo estado era diverso: algunos se encontraban muy dañados y otros solos tenían deterioros leves. Esta diversidad obligó a realizar un proceso de clasificación para fijar prioridades.

Mapa correspondiente al grupo 3

En este sentido, se consideró como criterio el estado de conservación de cada mapa y su tamaño. Como resultado se organizaron 5 grupos asociados cada uno con un tiempo de tratamiento determinado: (1) de 1 a 2 semanas; (2), de 2 semanas a un 1 mes; (3), 2 meses; (4), de 3 a 4 meses; (5), más de 5 meses.

Mapa correspondiente al grupo 5

El trabajo colectivo puesto en la organización del cronograma precedente no solo contribuyó a mejorar el flujo de trabajo de cada uno de los Departamentos sino que, además, favoreció la formación mutua del personal a través del intercambio que supone reunir bajo un mismo proyecto a personas con diferentes perfiles laborales. Con todo, lo que se busca es brindar un mejor servicio al público que demanda la consulta de este material.

Sala de referencia general “Hector Yánover”

Susana Gudalewicz, División Libros

La Sala de Referencia General Héctor Yánover (1929-2003) debe su nombre al escritor, poeta y librero argentino, que fue Director de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno (BNMM) entre 1994 y 1996. En esta sala, el personal bibliotecario brindan distintos tipos de servicios:

Rampa de acceso
  • Orientación bibliográfica: se provee información referencial y se auxilia a los usuarios en la solicitud de materiales.
  • Asesoramiento especializado: se brinda asistencia en la búsqueda y selección de información.
  • Consultas remotas: se responden preguntas a través de referencia@bn.gov.ar
  • Formación para el uso de obras de referencia generales y especializadas (diccionarios, enciclopedias, guías, bibliografías, etc.)
  • Consulta asistida de material bibliográfico: con la guía del referencista, se facilita el acceso a materiales de especial valor y características singulares (ejemplares únicos, deteriorados, etc.).
  • Asesoramiento y formación para el uso del catálogo y sus herramientas.
  • Atención a investigadores: se ofrece orientación para las búsquedas bibliográficas de alta complejidad. Se asiste, asimismo, en los trámites requeridos para la obtención de la credencial de investigador
  • Asesoramiento bibliotecológico: se brinda información especializada a estudiantes y graduados de bibliotecología.
  • Consulta de materiales especiales: se facilita el contacto del usuario con los especialistas de otras Salas de la BNMM, donde se puede acceder a materiales no librarios.
Ficheros históricos
  • Reproducción de documentos: se gestionan las solicitudes de digitalización de documentos específicos. Este servicio es arancelado. Las reproducciones se realizan según la legislación vigente.
  • Localización de documentos disponibles en otras instituciones (para investigadores acreditados)
  • Provisión de listados bibliográficos a partir de los fondos que posee la BNMM.
  • Atención de visitas: se brinda información general sobre las salas de lectura, las colecciones y los servicios.
  • Gabinetes para estudio: se ofrece a los investigadores espacios de trabajo acondicionados con equipos informáticos y acceso a Internet, en turnos de dos (2) horas.
  • Nodo MinCyT: se brinda acceso a la Biblioteca electrónica de Ciencia y Tecnología del MinCyt y la orientación necesaria para realizar búsquedas de información.